El momento del descorche supone un último contacto del vino con el ambiente.

Si hacemos coincidir el momento del descorche en un día de la misma influencia Aire, Agua, Fuego o Tierra en que el vino fue cultivado y elaborado, estamos completando y reforzando ese mismo carácter, lo que nos va a hacer posible experimentar en los sentidos más rápidamente y en forma más amplia, los caracteres de cada uno de los vinos.

Este resultado absolutamente constatable, puede hacer al consumidor cómplice de nuestro trabajo y juez sobre los maravillosos y sorprendentes resultados.

Añadimos el calendario de la Luna ante las distintas constelaciones agrupadas por colores en las cuatro energías o fuerzas esenciales (Amarillo-Aire, Azul-Agua, Rojo-Fuego, Morado-Tierra) y la clave de los vinos cuya apertura recomendamos.

calendariocatas.png