SOBRE NOSOTROS

Bodega familiar prefiloxérica

La familia de viñadores de la Bodega de las Estrellas alcanza ya cuatro generaciones de tradición. Una vocación que comienza a mediados del siglo XIX cuando el viñedo se amplía en la región central de Castilla, consecuencia de la llegada de la filoxera a Europa; pudiendo consolidarse y crecer ya que los suelos de esta comarca, de margas calizas permeables crearon en resistencia a la plaga y la contrario que el resto de territorios españoles y europeos, no fue generalizada la replantación. Los logros de las primeras generaciones se vieron recompensados con la Medalla de Plata en vinos blancos y tintos cosecha 1928, en el Concurso Nacional de Vinos de Exposición Internacional de Barcelona (1929).

La cuarta generación familiar con Dionisio y Karina al frente, ante la tendencia productivista y desnaturalizadora, opta por evolucionar en la búsqueda de autenticidad y verdadera calidad, que se consolida con la Medalla de Oro, en el Concurso Internacional de Vinos Ecológicos Biofach 2003 y el bonito pero difícil camino del viñador independiente con cultivo biológico de las viñas y elaboración natural de vinos.

Haber mantenido y utilizar el patrimonio de elaboración familiar, hace posible hoy una diferenciación en los vinos que los hace originales.

Premio Antiguo Bodega

 Motivaciones:

Sin duda la motivación esencial parte del convencimiento de Dionisio de Nova pionero en España de Agricultura Biológica, con una dilatada experiencia en la promoción, formación y asesoramiento en los años 80 del siglo pasado, que consiguió que ya la 3ª generación familiar elaborara el primer vino ecológico de Castilla La Mancha en 1984.

Desde sus estudios en Ingeniería Agrícola en Barcelona, Dionisio inicia con otros compañeros el primer grupo en España de este movimiento alternativo.

Compromiso con la Tierra y las Personas

Nuestro compromiso es no utilizar sistemas o productos que afecten a los seres vivos, contaminen el medio y/o limiten la biodiversidad.

Nuestro compromiso es realizar prácticas que aseguren la eficiencia, sostenibilidad y calidad natural en nuestros vinos.

La Agricultura Biológica o Ecológica ha sido desde siempre nuestro compromiso con la Tierra y la calidad de sus frutos.

Nuestra aportación a la evolución del modelo biológico, ha sido la implementación del Calendario Lunar en las labores del cultivo del viñedo y elaboración del vino. Y el desarrollo de nuevas formas y criterios de elaborar vinos, donde la naturalidad sea la meta.

Nuestro compromiso con el consumidor se concreta en 2015 con la edición y promoción del: “Manifiesto en defensa de la Cultura del Vino y su etiquetado” a través del cual pretendemos clarificar el etiquetado de los vinos, incorporando de forma obligatoria la lista de ingredientes.

 

Manifiesto:

MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA CULTURA EUROPEA DEL VINO Y SU ETIQUETADO

En España y Europa, el vino es un hecho cultural y especialmente en los países mediterráneos una expresión de forma de vida que ha unido a las personas y a los pueblos.

La manera de cultivar los viñedos y de elaborar los vinos se ha desarrollado tradicionalmente con gran atención y respeto a las condiciones y medios de cada espacio, configurando tipologías territoriales diferenciadas cuyo común denominador fue siempre la naturalidad.

Este carácter de naturalidad que continua impreso en nuestro imaginario, se ve subrepticiamente alterado por los procesos y métodos actuales de elaboración del vino; en los que múltiples tecnologías y sustancias enológicas actúan modificando y uniformizando los tradicionales procesos en aras a la conquista de los mercados y los consumidores.

El etiquetado de los alimentos es la herramienta que utilizamos para conocer a través de la descripción de los procesos y la relación de ingredientes y aditivos, las cualidades y características de los alimentos. No es así en el caso del vino que es ajeno a la legislación alimentaria europea.

Como productores y consumidores de vino, consideramos que esta discriminación de obligación en el etiquetado del vino está haciendo posible la pérdida de identidad de los procesos tradicionales, que lo alejan de su valor cultural, y favorecen la proliferación de aditivos y métodos absolutamente desconocidos por parte del consumidor.

Reivindicamos y exigimos que el vino, integrante de la dieta mediterránea y alimento de consumo, sea considerado y tratado como el resto de alimentos; y por tanto sea obligatorio que en su etiquetado figure la relación de ingredientes y de sustancias utilizadas (colorantes, conservantes, azucares, aromas, modificadores del gusto o la textura etc.…). Se trata de una cuestión de respeto pero sobretodo de salud, intolerancia alimentaria, alergias y cuidado medioambiental

Consideramos esencial que el etiquetado exprese el tipo de levaduras que han sido empleadas en la elaboración: si han sido indígenas, industriales y si han sido modificadas genéticamente.

Estamos persuadidos que sin duda esta información en las etiquetas no solo tendría un efecto clarificador sobre el contenido de las botellas de vino; sino que además redundaría en un efecto restrictivo sobre el uso de sustancias aditivas.

Solicitamos que en defensa de la cultura del vino y su consumo consciente, el etiquetado del vino se equipare al resto de alimentos elaborados de Europa.

La finalidad de la recogida de firmas es promover una Iniciativa Popular que propicie la modificación legislativa necesaria para incluir el apartado “Ingredientes” de forma obligatoria en el etiquetado del vino.

 

La Bodega de las Estrellas

Valdepeñas, mayo de 2016

Doy mi firma y apoyo al MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA CULTURA EUROPEA DEL VINO Y SU ETIQUETADO:

         FIRMAR AHORA        

Vinos mesa exposición

http://labodegadelasestrellas.com