VINOS MADUROS

Frente a los vinos jóvenes que expresan la frescura varietal y la energía del terruño, los vinos maduros representan la impronta que el trascurso del tiempo deposita en el vino.

Nos parece importante hacer hincapié en el concepto de "madurez de los vinos" que es, creemos, el término técnico y global que corresponde y no las denominaciones Crianza, Reserva o Gran Reserva, que son términos comerciales y simplificadores.

Los vinos maduros modelan sus cualidades en el trascurso de los ciclos y ritmos de la Luna y estrellas, que como hemos visto en otros apartados, ofrecen diferentes y complementarias calidades de días y tipos de efectos.

Utilizamos las variedades Tempranillo con uvas del ecotipo Cencibel y Cabernet Sauvignon; la primera en su vertiente formal y noble y la segunda como la uva más extrovertida y andarina de la Tierra.

La maduración se realiza en el sosiego, oscuridad y estabilidad térmica que ofrece la cueva a 9 metros de profundidad. Aquí maduramos los vinos con dos tipos de procesos:

A) La conocida fórmula de crianza en barricas de roble.

B) La más pausada evolución en tinajas de barro cuya cualidad esencial es la de un modelo no invasivo de las cualidades del vino, ya que no aporta "madera". Recomendamos si no se ha visto, el apartado de esta web "La Bodega y la elaboración".

Los vinos maduros de La Bodega de las Estrellas trasmiten seguridad, sosiego, son elegantes e invitan a la distendida conversación.

3 vinos maduros

Ego Vinum Barrica De Tempranillo y 9 meses de crianza en barrica, es el "clásico".

EGO Barrica Selección Tempranillo y Cabernet Sauvignon con 12 meses de crianza, soberbio y selecto.

EGO Amphora La feliz conjunción de Tempranillo y cuatro sosegados años en tinajas de barro. Un feliz redescubrimiento.

http://labodegadelasestrellas.com