CIELO GEOCÉNTRICO

La aparición de los astros (orto) ocurre en el horizonte N-E-S y se ocultan (ocaso) en el horizonte S-O-N. Para un observador situado en la corteza de la Tierra, pasa inadvertido el giro que esta hace de Oeste a Este (que es en realidad lo que nos hace ver ese desplazamiento de los astros de Este a Oeste). Tampoco percibe la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Nuestra visión es la de la Tierra como elemento central de las órbitas del resto de astros. Así el Sol describe una órbita aparente alrededor de la Tierra que llamamos eclíptica y que tarda un año en cumplir. Esta visión real corresponde al modelo Geocéntrico.
Si queremos estudiar los efectos e interacciones del Cosmos y comprender las vinculaciones entre los ciclos y ritmos del "tiempo" con la "vida" a través de los procesos vitales y metabólicos, debemos escoger el sistema Geocéntrico ya que como habitantes de la Tierra somos el centro de recepción de estos fenómenos.
Luna%20Sideral.png

El zodiaco regulador vital



De las múltiples constelaciones o grupos de estrellas existente en el Cielo, nos fijamos especialmente en el "anillo del zodiaco", que está constituido por la banda de constelaciones delante de las cuales se desplaza el Sol, la Luna y todos los planetas.

 Las tres constelaciones de cada elemento, forman un trígono, están separadas 120º. La luna pasa cada nueve días por una constelación del mismo elemento. El tránsito de la Luna delante de cada constelación oscila desde algo más de una día hasta cuatro. Durante ese tiempo la influencia dominante es la reflejada por la Luna, procedente de esa constelación.

Los cuatro elementos



La teoría de los cuatro elementos se remonta a la Grecia antigua. Aristóteles desarrolla en su libro de Meteorología esta aproximación cualitativa del mundo. Explica que hay que partir de las cuatro calidades elementales: calor, frío, húmedo y seco, para comprender los elementos: tierra, agua, fuego y aire. Y es preciso distinguir estos elementos de los distintos estados de la materia: sólido, líquido y gaseoso.

El elemento tierra se compone de frío y seco; agua de frío y húmedo; fuego de calor y seco, y aire de calor y húmedo.

Para comprender los cuatro elementos debemos abordar la naturaleza desde un punto de vista cualitativo y no cuantitativo, las medidas de temperatura, humedad... no bastan para comprender la naturaleza más profunda.

El elemento Tierra se manifiesta en todo lo que es duro, denso, cerrado, fijo, oscuro. En la planta, es la raíz la que tiene la calidad de este elemento. Es el órgano vegetal más duradero, que se cubre a veces de una corteza leñosa. Es la parte vegetal, a partir de la que la vida puede expandirse. El elemento tierra provee a la planta del anclaje, gracias al cual la planta puede desarrollarse.

El elemento Agua al contrario es de una movilidad extrema, como la sustancia agua pasa fácilmente del estado liquido al sólido o al vapor. El agua no se fija jamás, da forma a todo. En la planta son las hojas las más estrictamente ligadas al elemento agua. Las hojas se acomodan en el espacio y son capaces de todo tipo de formas y metamorfosis. Las hojas no son siempre iguales, varían bajo las influencias exteriores.

El elemento Fuego, tiene un lado destructor, pero también dispensa la energía. Sin calor no puede desarrollarse la vida en la Tierra, y sin el fuego destructor la vida no puede renovarse. En el mundo vegetal el fuego se expresa en la semilla y el fruto. La semilla es de una concentración extrema, está como mineralizada, es por tanto desde donde puede surgir la vida. En el fruto es la concentración de calor solar el que genera los azúcares y aromas acumulados.

El elemento Aire, no sirve para la formación o funcionamiento de los órganos vegetales, pero les hace equilibrados. El aire a nuestro alrededor es una de las cosas más ligeras y a su vez hace también ligeras a las cosas mismas, ligeras y sutiles. Siendo invisible, impalpable y discreto, nos permite percibir a través de los sentidos: colores, sonidos, olores,... En la planta por ejemplo, el elemento aire transforma la hoja vegetal en flor; órgano ligero, coloreado y aromático.